Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Innovación invisible, pero presente

La industria ha trabajado en el desarrollo de iniciativas innovadoras, incorporando el concepto de smart cities al ciclo urbano del agua

Cuando abrimos la llave del agua, pocas veces pensamos en todo el proceso que hay detrás de ese servicio básico. Sin embargo, las sanitarias se han enfocado en estos últimos años en incorporar tecnología que impacte, en la experiencia que viven los clientes y en la eficiencia de los procesos involucrados en las diversas etapas del servicio para mantener la continuidad y calidad del mismo. Así la industria ha trabajado en el desarrollo de iniciativas innovadoras, incorporando el concepto de smart cities al ciclo urbano del agua mientras hacen frente a los desafíos que acarrea el cambio climático.

En el último tiempo, por ejemplo, la telemedición ha ganado terreno. Eso ha permitido mejorar el funcionamiento de redes de cañerías que se extienden por miles de kilómetros bajo la superficie y desarrollar una gestión inteligente para la mantención, reposición y conservación de las mismas. Hay un manejo más efectivo de las presiones, lo que aumenta la eficiencia en el uso del recurso hídrico, prolonga la vida útil de las redes y mejora la experiencia de los clientes. La gestión inteligente también ha contribuido a mejorar el desempeño de las compañías ante eventuales interrupciones del servicio.

También se ha incorporado tecnología a la mantención de infraestructura. Hay cámaras que permiten ver el interior de las tuberías y determinar si se necesita una reparación y cuál es el punto exacto donde debe hacerse. Se está usando la técnica de cavitación para el lavado de redes, con mejores resultados y menor uso de agua en el procedimiento. Y se ha extendido el uso de abrazaderas que permiten realizar reparaciones sin cortes a clientes.

Desde el punto de vista del servicio a clientes, las empresas se han vuelto más resolutivas ante sus requerimientos con la incorporación a su gestión de conceptos como la omnicanalidad, con gran énfasis en la atención remota, evitándoles el desplazamiento hasta las oficinas comerciales.

En el tratamiento de las aguas servidas, están haciendo un uso inteligente de subproductos de la depuración como el biogás, utilizado para satisfacer gran parte de los requerimientos energéticos de las plantas, y avanzando en prácticas para el tratamiento de lodos que potencien el uso de biosólidos como mejorador de suelos.

La industria está trabajando en el desarrollo de sistemas de alerta temprana durante eventos de lluvia que impacten la calidad de agua o que generen aluviones que pongan en riesgo la continuidad de los servicios.

El cambio climático también traerá una mayor escasez del recurso hídrico. Esto hace imprescindible continuar los avances en el desarrollo e implementación de sistemas de monitoreo y control que permitan seguir reduciendo las pérdidas de agua en las redes, búsqueda de nuevas fuentes de agua y tecnologías para el tratamiento.


Otras publicaciones del autor