Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Se requerirían 255.000 millones de euros anuales para garantizar disponibilidad hídrica y gestión sostenible

Loïc Fauchon, presidente honorario del Consejo Mundial del Agua, propuso crear un hub para conectar los sectores del agua, agricultura y energía, con el fin de integrar mejor los esfuerzos para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático.

En el marco de la CoP23 se analizó el impacto económico y social que conlleva la escasez hídrica, agravada por el cambio climático, la que podría suponer un coste de hasta un 6% del PIB de algunas regiones, acelerar la migración y desencadenar conflictos.

En ese contexto, se expresó que los obstáculos para acceder a fondos suficientes para cumplir los requisitos de inversión del cambio climático obstaculizan directamente el logro del Objetivo 6 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, correspondiente a garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos, junto al resto de objetivos.

Es así como la financiación de capital debería triplicarse a 255.000 millones de euros anuales para alcanzar tales metas. Los países deben convertir sus compromisos en acciones ambiciosas, en particular mejorando los esfuerzos anunciados en sus contribuciones nacionales determinadas (CDN) e integrándolas en sus estrategias y políticas nacionales de adaptación al cambio climático, destaca el comunicado de la WWC.

“El agua es un elemento esencial para el desarrollo humano en general. El uso sostenible del agua para múltiples propósitos debe seguir siendo una forma de vida y debe ser el centro de la construcción de ciudades y asentamientos humanos resilientes y garantizar la seguridad alimentaria en un contexto de cambio climático “, explica Mariet Verhoef-Cohen, presidenta de Women for Water.

Por su parte, el presidente del Consejo Mundial del Agua, Benedito Braga, en nombre de la iniciativa #ClimateIsWater, resaltó que “el cambio climático afecta a la disponibilidad de agua dulce, pero el mayor impacto se hace evidente en la forma en que administramos este precioso recurso. La escasez de agua no es el único problema, la mala gestión sí lo es. Necesitamos abordar cómo se distribuye el agua en América Latina y en el mundo. A pesar de que Brasil es el hogar de casi una quinta parte del agua dulce del mundo, Sao Paulo vivió recientemente una de las crisis más grandes de su historia debido a una sequía sin precedentes, con reservas de agua casi a cero. Además, en este momento las sequías también ocurren en todo el mundo en lugares como el norte de los EE. UU., Australia e incluso China. Mientras que en Puerto Rico, a pesar de una terrible inundación, después de una gran tormenta, solo la mitad de la población de la isla tiene acceso al agua potable”.

Mientras que Loïc Fauchon, presidente honorario del Consejo Mundial del Agua y en nombre de la iniciativa #ClimateIsWater, propuso durante el Día de Acción del Agua en la CoP23, crear un hub para conectar los sectores del agua, agricultura y energía, con el fin de integrar mejor los esfuerzos para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático.

Temas Asociados