Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Planta de tratamiento aguas servidas Freirina

Aguas Chañar aumenta $10.000 millones su plan de inversiones para 2017

La sanitaria amplió su plan para mejorar la calidad del servicio y enfrentar los desafíos que genera la entrega de agua potable en el desierto de Atacama.

Aguas Chañar anunció un incremento en su plan de inversiones para el año 2017. Si bien originalmente el plan de desarrollo consideraba una inversión de $6.000 millones, se han incorporado $4.000 millones adicionales para reconstruir y robustecer la infraestructura con el fin de enfrentar posibles nuevos eventos climáticos, así como mejorar el desempeño global de la empresa en continuidad de servicio.

Producción

“Se crearon distintas carteras de proyectos que permitirán focalizar las inversiones y así entregar un óptimo servicio a la Región de Atacama. Cerca de $6.000 millones se destinarán para asegurar el suministro de agua potable, situación que parte con la escasez hídrica en la región donde se secaron todas las fuentes de producción que traspasó Econssa”, destacó Pablo Romero, gerente de Asuntos Corporativos de Aguas Chañar.

De acuerdo a la empresa, hay identificados nuevos pozos pero, a la fecha, la duración media de éstos es de cuatro años. Por lo que el plan presentado tiene como objetivo asegurar la cantidad de agua necesaria para poder abastecer principalmente a Copiapó-Tierra Amarilla-Caldera y Chañaral; además de obras en localidades más pequeñas como El Salado, Inca de Oro Y Diego de Almagro.

Disposición

Otro de los puntos del plan contempla una inversión cercana a $1.300 millones en la ampliación de Plantas de Tratamiento de Aguas Servidas (PTAS) en Copiapó y cambio de tecnología en PTAS de Vallenar.

Además de una serie de mejoras en otras localidades para evitar la posible generación de olores y vectores (moscas, zancudos) en todas las plantas de tratamiento de aguas servidas.

Distribución

Según Aguas Chañar, una de las principales preocupaciones de sus clientes es la continuidad del servicio. Se han detectado zonas de mayor discontinuidad donde se invertirán cerca de $1.500 millones en la reposición de redes.

“La meta es cambiar en dos años 16 mil metros de redes para enfrentar en forma directa el mejoramiento de la continuidad en el suministro de agua potable. Es por esto que ya se iniciaron las obras para Copiapó y Tierra Amarilla”, dijo Romero.

Estos trabajos no solo renovarán las redes existentes, sino que también incorporan una serie de proyectos en cuanto a acuartelamiento, lo que en definitiva permite reducir la cantidad de clientes afectados por cortes. Por ejemplo, cuando se produzca un corte en vez de afectar a 900 clientes, afecte solo a 300.

El plan de aducciones contempla reforzar y disminuir considerablemente la vulnerabilidad frente a los efectos de la naturaleza. “Debido a que las fuentes de agua son escasas, es necesario recorrer muchos kilómetros desde la fuente hasta el lugar de la demanda (localidades). Por ejemplo, las aducciones están expuestas a que con algún tipo de socavón o aluvión pueden quedar con daños imposibilitando el servicio” resaltó el Gerente de Asuntos Corporativos.

La empresa sanitaria vislumbra dentro de su presupuesto $800 millones en mejoras, mantención y reparaciones de las aducciones de Copiapó-Chañaral, Vallenar-Freirina- Huasco y Diego de Almagro- El Salado.

Calidad

Dentro de este plan de inversiones también se busca mejorar la calidad del agua, actualmente se cuenta con cuatro Plantas de Tratamiento de Osmosis Inversa (PTOI) en tres localidades de la región (Diego de Almagro, Inca de Oro y Copiapó).

La calidad del agua potable en la Región de Atacama es apta para consumo humano y mediante esta inversión se pretende disminuir los parámetros organolépticos (sabor, color y olor). “Durante el 2017 se construyó un tercer rack de Osmosis Inversa en Copiapó, lo que permité tratar alrededor del 50% del recurso en la capital regional. Actualmente se realizan estudios para incorporar un nuevo rack, así como las ingenierías de las obras que permitirán distribuir el agua de calidad a todos los clientes”, dijo Pablo Romero.

Alcantarillado

La compañía planea mediante equipos especiales de filmación monitorear los ductos de recolección de aguas servidas (alcantarillado) para determinar un plan de mantención preventiva, así como las obras de reposición para cuando la situación lo amerite. Este plan de monitoreo de aguas servidas tiene destinado un presupuesto de $135 millones.

“Entendemos la importancia de esta etapa en nuestro servicio, es por eso que se trabaja en revisar la red de alcantarillados y poder detectar antes las fallas. Es complejo este trabajo, ya que gran parte de los problemas se producen por dar un uso inadecuado a la infraestructura, y es ahí donde hacemos un llamado a la comunidad de ser responsables con el uso de esta infraestructura”, enfatizó el ejecutivo.

Reconstrucción

Son 500 millones extras de inversión para recuperar los daños producidos en las instalaciones del aluvión del 13 de mayo 2017, lo que contempla reconstrucción y robustecimiento para enfrentar posibles nuevos eventos climatológicos.
“Hemos ejecutado gran parte de las obras de reconstrucción y así lo demuestra nuestra operatividad actual, que se vio recuperada con rapidez tras la emergencia por el arduo trabajo. Ahora ya nos encontramos ejecutando varias etapas del plan de inversiones con el fin de entregar una solución definitiva en calidad de servicio a los clientes de la región de Atacama en el corto plazo”, enfatizó Romero.

Temas Asociados