Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Logros y desafíos de la industria del riego

En Chile existe un mercado maduro con una amplia gama de proveedores de soluciones de clase mundial.

La industria del riego, a pesar de un ser un sector muy especializado, relativamente nuevo y que ocupa un porcentaje muy reducido dentro toda la actividad industrial del país, ha conseguido destacados avances en la última década y poco se informa sobre ello.

El riego tecnificado llegó a Chile hace alrededor de 30 años con el objetivo de resolver los desafíos hídricos de la agricultura, producto de la escasez o de las ineficientes prácticas que en materia de gestión del agua han caracterizado a los sectores productivos del país.

Esta implementación realmente fue un acierto. Hasta la fecha, de un total de 1.200.000 hectáreas de superficie agrícolas regadas, un 55% ha implementado algunas de las soluciones disponibles en el mercado. Cabe destacar que estas cifras están por encima del promedio internacional donde aún prevalecen los sistemas de riego tradicionales basados en la inundación de canales.

Como consecuencia de este desarrollo y del conocimiento adquirido por los técnicos locales se ha abierto un espacio para la generación de aplicaciones de producción y valor nacional.

De este modo y tal como aseguran los especialistas, en Chile existe un mercado maduro con una amplia gama de proveedores de soluciones de clase mundial.

Al mismo tiempo, a nivel global surgen nuevos mecanismos que facilitan que las labores de regadío se efectúen de forma automatizada y que se utilice de forma responsable el recurso hídrico.

No obstante, pese a los logros alcanzados, existen una serie de desafíos que es necesario enfrentar como país. Para conseguirlo debe existir la asociatividad entre las industrias productivas, el sector de proveedores, el mundo académico, las asociaciones gremiales y los distintos organismos del Estado.

El capital humano especializado es reducido y falta mano de obra calificada. Pero para superar esta brecha primero es necesario invertir en formación técnica, la que a día de hoy es prácticamente inexistente en las mallas curriculares de la academia.

Los incentivos estatales, pese a que han aumentado en el último lustro, no son suficientes para los numerosos actores de esta industria que quieren participar en ella y solo llegan a un sector marginal de la industria.

La expansión del uso de la tecnología hacia el sur de Chile, en zonas donde históricamente se han abastecido con métodos tradicionales.

La aplicación de otros potenciales sistemas de riego utilizados en otros países, como el riego por goteo subterráneo, método que todavía no convence a los productores locales.

Y yendo más lejos a nivel de eficiencia, ¿por qué no comenzar a aplicar toda la tecnología disponible con sistemas de riego que utilicen agua reciclada previamente depurada, tal como lo hacen en Israel y en algunas partes de Estados Unidos, Francia, Italia y España?