Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Maitencillo enfrenta nueva temporada de turismo sin red de agua potable ni alcantarillado

Comercio realiza inversiones ante la masiva llegada de turistas, mientras que los vecinos temen el colapso de sus estrechas calles y de las napas subterráneas que los abastecen del vital líquido.

(El Mercurio) Los comerciantes de Maitencillo esperan para este verano un nuevo incremento en la llegada de turistas chilenos y extranjeros, tal como ha ocurrido en los últimos años. En tanto, los residentes se preparan para el colapso de sus estrechas calles y una nueva batalla por el agua, porque, a pesar de los anuncios, será otra temporada estival sin redes de agua potable ni alcantarillado.

“Por primera vez podemos decir, con alguna certeza, de que pronto se harán las obras, porque no podemos seguir en estas condiciones. Maitencillo es uno de los importantes balnearios del país, cada año llegan más turistas y no se puede andar repartiendo agua en camiones ni menos limpiando fosas en medio de los turistas”, asegura la alcaldesa de Puchuncaví, Eliana Olmos.

Hace cinco años que el municipio, la comunidad y la empresa sanitaria Esval trabajan en un proyecto para dotar al balneario de redes de agua potable y alcantarillado. La alcaldesa asegura que el Ministerio de Desarrollo Social entregará pronto su aprobación, y las obras podrían comenzar el 2018.

Los empresarios locales son los más confiados, porque han participado en la mesa de trabajo que se instaló en 2012 para lograr una solución definitiva a los problemas de abastecimiento de agua y la deposición de residuos domésticos, que en la localidad de la V Región se mantienen por más de 100 años.

Muchos han renovado sus locales para responder al aumento de la demanda. Es el caso del nuevo hotel “Mae”, que se emplaza en la costanera y que reemplazó a la antigua “Tasca de Altamar”. El gerente Javier Sanhueza dice que cuentan con agua suficiente, que se almacena en estanques y que recibe el tratamiento sanitario obligatorio.

En otro tradicional local, el restaurante “Punta Mai”, frente a la playa El Abanico, se realizan obras de remodelación y ampliación. “Es que el aumento de turistas en las últimas temporadas ha sido notorio”, complementa Fabián Rodríguez, de “El Unicornio Azul”.

En la otra vereda, los vecinos no están tan optimistas. “La construcción de condominios y el aumento de turistas podrían colapsar los pozos o contaminarse con las fosas sépticas”, dice Javiera Rojas, antigua vecina del balneario.

“A pesar de todo, no hemos tenido problemas sanitarios desde 2013, cuando un visitante sufrió problemas gástricos atribuibles a agua contaminada”, señala el presidente de la Cámara de Comercio, Jorge Lastra. Añade que hoy casi no existen pozos negros que afecten a las napas subterráneas, ya que la gran mayoría usa fosas plásticas que se limpian permanentemente.

Lastra espera también que la instalación de las redes sanitarias comience el próximo año, aunque comprende la incredulidad de los residentes. “Es que estas obras son indispensables con el aumento del turismo y las inversiones que permiten una oferta de dos mil camas en el balneario, tanto del sistema formal como el informal”, afirma.
Las cifras del municipio indican que Maitencillo, con unos tres mil habitantes permanentes, puede albergar en verano hasta 25 mil personas.

Los residentes temen que el Consejo Regional de Valparaíso, ante cualquier tropiezo, postergue el proyecto un año más. El presidente de la Junta de Vecinos N {+o} 11, Phillipe Demartin, uno de los impulsores de la iniciativa sanitaria dice que es un hombre de fe “y confía en que de aquí a enero se asignen los recursos para iniciar las obras”.

Temas Asociados