Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

DGA por Código de Aguas: frenarlo evita polarización

La repartición celebró la decisión del Gobierno de no apresurar la reforma.

(Pulso) Pese a que desde la Dirección General de Aguas (DGA) aseguraron que se enteraron al mismo tiempo que el resto de la decisión del Ejecutivo de frenar la tramitación en el Senado del proyecto de ley que busca reformar el Código de Aguas producto del periodo electoral; comparten la decisión.

¿La razón? Apoyan la idea de evitar que la iniciativa se utilice con fines electorales. Además, consideran como positivo que la comisión de agricultura de la Cámara Alta reciba con calma a las cerca de 50 organizaciones que han pedido ser escuchadas.

“Es imposible escuchar a esas cincuenta y tantas organizaciones, y terminar el debate, después abrir un plazo de indicación y votar en particular, todo eso antes de que culmine el proceso eleccionario. Entonces lo que planea el ministro Carlos Furche es correcto desde la perspectiva procesal; pero eso no se puede traducir en que el Gobierno decida que este es un proyecto en el cual no se debería avanzar más”, advirtió el director general de Aguas, Carlos Estévez.

Todo lo contrario, siguió, ellos están trabajando para que el proyecto esté en condiciones de votarse en diciembre o enero. Esto, pese a que el proyecto aún debe ser discutido por cuatro comisiones.

La postura del Gobierno

En la XIII versión del Encuentro Nacional del Agro, organizado por la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), el ministro de Agricultura, Carlos Furche, informó que el Gobierno optó por no acelerar la tramitación en el Senado del proyecto de ley que busca reformar el Código de Aguas durante el período electoral. Esto, con el objetivo de tener una discusión de la iniciativa “madura, tranquila y serena”.

Para Estévez esto es clave, sobretodo porque considera que la ciudadanía está desinformada del proyecto de ley, lo que ha servido para beneficio de sectores políticos. “El proyecto de ley no dice un conjunto de cosas que sí se han planteado, y creo que en la discusión parlamentaria siempre ha quedado clara”, comentó Estévez. “Esta contaminación fue tomando impulso a medida que se acercaba la discusión presidencial, por lo que nos parece razonable que la votación del proyecto no esté conjuntamente mezclada con esta discusión porque tiende a polarizarse”, agregó el director de la repartición pública.

El director general de Aguas ha estado presente durante toda la discusión legislativa de la iniciativa, que establece el derecho humano al agua potable y el derecho al saneamiento, al tiempo que crea normas de protección al medio ambiente y establece el principio de eficiencia en el ejercicio de los derechos.

Según Estévez, varios de los puntos que preocupaban al mundo privado, por su choque con el derecho de propiedad -como que los derechos antiguos y nuevos serían temporales, que a todos se les aplicaría causales ecológico s retroactivos y que en cualquier cuenca que se declarase agotada se extinguirían los permisos- fueron retirados de la ley tras una serie de indicaciones del ejecutivo.

“Creo que es un proyecto perfectible, pero es una buena iniciativa de ley”, completó.

Temas Asociados