Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Felipe Martin: “La reforma al Código de Aguas es catastrófica y genera inseguridad en agricultores”

El secretario de la Comisión Nacional de Riego desestimó los dichos del ministro de Agricultura, Carlos Furche, quien aseguraba que la anterior administración sólo entregó un “listado de ideas y no un plan nacional de recursos hídricos, sin estudios de factibilidad, o evaluación de financiamiento”.

(El Día) Un verdadero debate en torno a políticas hídricas se ha generado entre autoridades del actual gobierno y el anterior, todo con el puntapié inicial que ha dado la reforma al Código de Aguas que actualmente se discute en la cámara alta del parlamento.

No sólo los ministros de la cartera agrícola del gobierno de Sebastián Piñera (Luis Mayol) y de Michelle Bachelet (actualmente Carlos Furche), se han sumado a la discusión sobre la construcción de embalses y la gestión del agua con miras a la actividad agrícola del futuro, sino que también lo ha hecho ahora el ex secretario ejecutivo Comisión Nacional de Riego y presidente de la Asociación Gremial de Riego y Drenaje (AGRYD), Felipe Martin.

Esto, en respuesta a una entrevista que el actual titular de Agricultura concedió a El Día, donde aseguraba que lo que recibieron de la administración anterior en términos de gestión hídrica “no fue un plan nacional de recursos hídricos, sino que fue un listado, sin estudios de pre-factibilidad, ni de factibilidad, ni de evaluación económica ni de financiamiento”.

Al respecto, Martin señaló que “en lo único en que estamos de acuerdo con el Ministro Furche es que la construcción de embalses supera el ejercicio de un solo gobierno y por tanto debe ser abordada como una política de Estado de mediano y largo plazo, con continuidad y avance en el traspaso de una administración a otra”, acotó.

Asimismo y en cuanto a la reforma al Código de Aguas, Martin sostuvo que la medida la considera “catastrófica, por lo que esperamos que nuestros parlamentarios voten en conciencia”.

– El ministro de Agricultura recientemente desestimó el trabajo hecho por la administración anterior en cuanto a proyectos hídricos, ¿cómo responde a esos cuestionamientos?

“Durante el gobierno del presidente Sebastián Piñera, la Comisión Nacional de Riego que tuve oportunidad de liderar como Secretario Ejecutivo, relevó el tema hídrico, alcanzando dentro de sus principales acuerdos la actualización del Plan Nacional de Embalses, considerando 16 obras para ser construidas al 2022, lo que permitiría aumentar el volumen embalsado a 1.635 hm3 e incrementar en un 31% la capacidad de almacenamiento y regulación para riego, siendo necesarias inversiones de $1.483.000 millones.

Para ello, se aprobaron las condiciones para el desarrollo de cuatro embalses: Chacrilla, Valle Hermoso, Chironta y Punilla, los que almacenarán 664 millones m3, en tanto los demás embalses medianos y grandes quedaron en fase de estudio. Además, se finalizaron las obras de los embalses Ancoa y El Bato, y se reactivó el sistema Convento Viejo II”.

– ¿Cómo considera que el actual gobierno tomó estos proyectos propuestos?

“El actual gobierno de Michelle Bachelet continuó desarrollando lo que se venía realizando desde antes, donde Chacrillas está pronto a ser inaugurado —aunque aún no terminado a pesar de que comenzó a ser construido en el gobierno pasado—. Chironta, Valle Hermoso y Punilla se encuentran en proceso de construcción. En tanto, los demás proyectos en estudio lamentablemente quedaron paralizados durante la administración actual.

De esta forma, y ocupando la palabra que el ministro Furche menciona, el “listado de proyectos” que entregamos bajo la cartera de Agricultura liderada por el ministro Luis Mayol y por mí como secretario ejecutivo dela Comisión Nacional de Riego, ha servido como base para el trabajo desarrollado por el actual ministerio, quienes han ido desarrollando y avanzando según la lista que el propio ministro cuestiona y que ha convertido en sus caballitos de batalla, a pesar de que no estén finalizados”.

– ¿Cuál es el detalle del plan que entregaron al gobierno de Michelle Bachelet en materia hídrica y agrícola en general?

“El gobierno del Presidente Sebastián Piñera entregó una Estrategia Nacional de Recursos Hídricos, una Estrategia Nacional de Riego, un Manual de Regantes, y el Manual para el desarrollo de grandes obras de riego, herramientas con las que se ha trabajado en proyectos de uso multipropósito y, esos planes han llevado a que de la lista de proyectos que se le entregó al actual Gobierno sean todos factibles de realizar debido a que tenemos una política de largo plazo que trasciende de gobierno a gobierno, lo cual lamentablemente el ministro no valoró”.

– ¿Cómo evalúa el desempeño del actual gobierno en materia de riego?

“Los tres embalses que se encuentran en desarrollo fueron aprobados por el gobierno anterior, los que no han sido terminados y deberían haber sido desarrollados durante los cuatro años de esta administración. Las obras deberían ser terminadas antes del fin del período, porque lo aún no hemos visto resultados concretos.

Respecto de los aportes gubernamentales, si bien se han puesto más recursos estatales en desarrollo de infraestructura hídrica, lamentablemente se ha logrado menos apoyo de los privados, donde antes por cada peso de gobierno nosotros conseguíamos un peso privado, lo que actualmente no existe debido a que se generó desconfianza y falta de interés en invertir ya que no saben si se van a recuperar los recursos producto del impulso de la Reforma al Código de Aguas”.

LAS FUERTES CRÍTICAS QUE GENERA LA REFORMA

La reforma al Código de Aguas ha generado un gran debate entre los mismos agricultores de la región de Coquimbo, quienes aseguran, con asesorías de expertos, que la actualización de la ley sólo les conllevará problemas y dejará vacíos legales que podrían generar desencuentros en materia hídrica a futuro.

Al respecto, Felipe Martin también hace un análisis a título personal de la situación que aqueja a la materia actualmente.

– ¿Cuáles son sus consideraciones en torno a la reforma al Código de Aguas que está llevando adelante la actual administración?

“Así como está planteada, la Reforma el Código de Aguas tiene un carácter netamente ideológico y no apunta a resolver el problema de fondo, que es aprovechar mejor los recursos hídricos, almacenar mejor el agua para períodos de sequía e implementar tecnología en el sector para modernizar y optimizar su uso. Esta reforma no aporta ni un solo litro nuevo de agua a nuestra matriz, por lo que no se ajusta a los tiempos que estamos viviendo.

Asimismo la considero sumamente negativa, no está generando ningún beneficio respecto al apoyo al pequeño agricultor que prometen, quitándoles más del 70% de su patrimonio, disminuyendo las garantías bancarias y por último generará una reducción en la inversión privada muy fuerte.

“Genera una profunda inseguridad jurídica en empresas y agricultores, lo que de seguro repercutirá en una paralización de inversiones relacionadas con su respectivo impacto en el empleo y en el desarrollo y crecimiento de Chile. Hasta el momento la definimos con una sola palabra: catastrófica, por lo que esperamos que nuestros parlamentarios voten en conciencia”.

LO QUE SE DEBE HACER EN LA REGIÓN EN MATERIA HÍDRICA

Al ser consultado por los proyectos que deben ser llevados delante de manera urgente en la región de Coquimbo en materia hídrica, el ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego señaló a diario El Día que lo primero es concretar todos los embalses descritos en la lista de proyectos ya entregada por el gobierno pasado de Sebastián Piñera vía ley de concesiones, lo que permite apoyo privado en el desarrollo de infraestructura hídrica del país.

Luego, asegura que se debe potenciar la Ley de Riego para obras medianas fortaleciendo principalmente las organizaciones de usuarios, “donde la cuarta región tiene un corazón de desarrollo muy fuerte para aumentar la eficiencia ya que gran parte de los canales tienen pérdidas sobre el 45% del riego, donde con los recursos que tiene la Ley de Riego actual se pueden lograr grandes beneficios, muy por sobre los que actualmente se están realizando durante esta administración”.

Finalmente, puntualiza en que debe haber un plan de infiltraciones con proyectos de infiltraciones superficiales, con lluvias durante el invierno que corren por los ríos sin ser acumuladas, las que pueden ser infiltradas en un gran porcentaje a las napas subterráneas y mantener los acuíferos en forma sustentable.

Adicionalmente, y a nivel privado, hay que empezar a trabajar proyectos de gran envergadura, como pueden ser trasvases de los recursos de las cuencas, donde puede ser beneficiado el traspaso del agua de las lluvias invierno de cuencas donde tienen superávit de lluvias y que no pueden almacenarlas hacia cuencas deficitarias a lo largo del país. “Pero lo más importante, la sustentabilidad de esas cuencas debe ser dada por el almacenamiento de todo el recurso mediante embalses, infiltraciones y las mismas cuencas y después empezar a pensar en trasladar, si es que se puede”.

Temas Asociados