Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Autoridades destacan mayor disponibilidad hídrica para temporada 2017 – 2018, aunque se mantiene déficit

“La situación que tenemos hoy día es una mejor que la del año pasado y si bien en cada una de las 19 cuencas que estudiamos hay diferencias, y en algunas todavía déficit, en todas tenemos una situación mejor”, señaló el ministro Alberto Undurraga.

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga y el director general de Aguas, Carlos Estévez, entregaron información sobre 19 cuencas principales respecto a la acumulación de nieve, la que es esencial para proyectar los deshielos que alimentarán los principales ríos y embalses del país; datos de precipitaciones y acumulación de agua en los 20 principales embalses del país que son fundamentales para el riego el abastecimiento de agua potable y para la generación hidroeléctrica.

“La situación que tenemos hoy día es una mejor que la del año pasado y si bien en cada una de las 19 cuencas que estudiamos hay diferencias, y en algunas todavía déficit, en todas tenemos una situación mejor”, señaló el ministro Undurraga.

[Escenarios Hídricos 2030 presenta principales ejes a candidatos presidenciales]

Por su parte, Estévez explicó que “los pronósticos se realizan para las cuencas señaladas en el informe que comprende desde la Región de Atacama hasta Ñuble, para las cuales se realiza una distribución mensual de caudales medios que pueden tener fluctuaciones en la medida que las variables meteorológicas como la precipitación, temperatura, radiación y nubosidad; presenten comportamientos irregulares en este período”, consigna la nota publicada por la DGA.

Proyecciones

Una situación particularmente positiva se encuentra en la zona norte, ya que en términos de precipitaciones, éstas fueron más abundantes que el año anterior, donde se registró superávit respecto de los promedios históricos, del orden de 120%. Además, el panorama es auspicioso en los embalses de dichas regiones, ya que todos los embalses  acumulan volúmenes superiores a los de los últimos 7 años, la mayoría prácticamente en su capacidad máxima. Lo anterior, muy diferente a la situación que se presentó durante la “megasequía” de los últimos cinco años. Ahora bien, existe un déficit en torno al 25% en la acumulación de nieve; pero a pesar de ello, se puede asegurar el riego para varias temporadas.

En el centro y sur del país la situación es diversa, ya que hay cuencas que muestran incluso el doble o el triple de nieve que el año anterior, acercándose en el Biobío a sus niveles promedio máximos. Esto augura una mejor situación hídrica en la zona sur producto de los deshielos esperados. Ahora bien, algunos de los grandes embalses de la zona sur, como Laguna del Maule y Lago Laja, a pesar que han disminuido sus almacenamientos respecto a la temporada pasada, debieran tener una cierta recuperación, por la nieve acumulada y por los caudales esperados (80% más con respecto a lo que efectivamente escurrió la temporada pasada) en sus respectivas cuencas. Sin embargo, se requieren entre tres y cinco años de precipitaciones normales para que recuperen sus niveles promedios de almacenamiento.

Se destacó la situación de la Región de Valparaíso ya que hace dos temporadas, el embalse Los Aromos que destina su agua para el abastecimiento del consumo humano, se encontraba en una situación crítica; mientras que hoy se puede asegurar la disponibilidad para la población ya que éste se encuentra con su capacidad máxima.

Temas Asociados