Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Obras subterráneas del proyecto. Foto: Gentileza Alto Maipo.
Obras subterráneas del proyecto. Foto: Gentileza Alto Maipo.

Mayores provisiones por Alto Maipo afectan resultados de Itaú en julio

La deuda que mantiene el proyecto de AES Gener con la entidad por US$147,1 millones le ha sumado dificultades al proceso de fusión que el banco aún no logra dejar atrás.

(Diario Financiero) Los problemas de financiamiento que está enfrentando el proyecto Alto Maipo de AES Gener le ha traído coletazos a sus acreedores, siendo uno de ellos Banco Itaú. Y es que la entidad acapara el 24% de la deuda del proyecto, según una presentación elaborada en abril pasado por la compañía. Se trata de la no despreciable suma de US$ 147,1 millones.

Esta viene a ser una consecuencia no esperada tras la fusión de Itaú con CorpBanca, iniciada en abril de 2016, la que significó sumar los créditos que ambos bancos habían otorgado a Alto Maipo, los que hoy tienen a Itaú como el banco más expuesto al fallido proyecto, hoy en default técnico.

[Ex contratista advirtió riesgos para los trabajadores en obras de Alto Maipo]

Inversiones Security advirtió en su informe de agosto sobre la acción que de aumentar sus provisiones por esta situación la entidad podría ver un impacto en sus resultados, lo cual se materializó en julio.

De acuerdo a la información financiera de la entidad, durante el séptimo mes del año Itaú registró pérdidas por $ 6.262 millones. Y, de acuerdo a un informe de Banchile Inversiones, estos resultados fueron “por provisiones adicionales por el proyecto Alto Maipo”.

Un mercado escéptico

Lo ocurrido con el hasta ahora fallido proyecto de AES Gener se suma a una serie de situaciones que han marcado el proceso de fusión de Itaú, entidad que no ha podido encantar al mercado según comentan varios analistas. Uno de ellos es German Acuña, analista de estratgia e inversiones de Fynsa y quien explica que “la pérdida en la participación de las colocaciones, implica una reducción de su base de clientes personas y por consiguiente aumentos de costos de fondeo”.

“Lo más evidente ha sido su pérdida de participación de mercado en distintos segmentos. Además, hay que recordar que el banco está muy expuesto a colocaciones comerciales, que además se han visto afectadas por el debilitado entorno macroeconómico tanto en Chile como en Colombia”, dice un corredor.

No obstante, con la toma de control de los brasileros, un conocedor del tema explica que el banco ya ajustó sus políticas de riesgo, alineándolas con las de Itaú Unibanco, lo que debería permitir bajar el riesgo de las carteras y como consecuencia reducir las provisiones, llevándolas a “niveles normales”.

Colombia, un problema

Otro de los dolores de cabeza para el equipo comando por Milton Maluhy y corresponde a la operación en Colombia, lo que también ha afectado la última línea en los estados de resultados.

Los gastos operacionales en el país cafetero durante el primer semestre del año alcanzaron los $ 114.881 millones frente a los $ 48.845 millones del mismo periodo en 2016.

Lo cual sería consecuencia de la migración de las sucursales de Helm Bank a la marca Itaú, a lo que se suman costos por ajuste de personal de planta. A esto se añade que la filial colombiana sufrió una baja en su nota crediticia lo que implicó mayores costos de seguros asociados a sus depósitos”.

Flanco de multa a CorpBanca por Cascadas sigue abierto

“Me voy a inhabilitar”, fueron las palabras de Eric Parrado, superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, al anunciar que ante cualquier decisión respecto a las multas de Corpbanca, él se restaría.

Esto fue después de que Parrado reflexionará los pasos a seguir del regulador, luego de conocerse el revés judicial que sufrió la autoridad en la Corte Suprema por la multas de US$ 30 millones que pretendía llevar a cabo contra el banco de Álvaro Saieh por los préstamos otorgados a las Cascadas.

Y es que tras el fallo, la decisión de la SBIF fue seguir adelante con un proceso indagatorio. ¿La razón? El regulador consideró que la sentencia de la Suprema sólo dirimió la forma del proceso y no el fondo.

No obstante, Itaú, frente a la insistencia de la SBIF, recurrió a un recurso de reposición, al considerar que el procedimiento administrativo no podía materializarse debido a que la Corte lo había desestimado.

Fuentes cercanas al proceso aseguran que la disputa que se viene es entender si el fallo de la Suprema afecta o no el fondo del asunto.

Todo esto se mantiene en absoluto recelo entre ambos actores, manteniendo abierto este flanco para el banco brasileño, desde donde lo único que desean es dar vuelta la página. En la SBIF, por su parte, corren contrarreloj para evitar que prescriban las faltas.

Temas Asociados