Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Río Mapocho y estero El Manzanito todavía tienen trazas de parafina

Aguas Cordillera advierte que bajo la nieve puede haber “bolsones” de combustible que volverían a escurrir con los deshielos primaverales.

(El Mercurio) A 38 días de que se descubrieran trazas de parafina en el río Mapocho provenientes del centro de esquí La Parva, la contaminación persiste tanto en dicho río como en el estero El Manzanito, uno de sus afluentes, según muestras tomadas por la sanitaria Aguas Cordillera, cuya planta productora de agua potable San Enrique sigue cerrada debido a esta emergencia.

Desde que ocurrió el escurrimiento de 14 mil litros de parafina -hecho por el cual la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) anunciará sanciones la próxima semana-, personal de Aguas Cordillera toma a diario muestras en el río San Francisco (también tributario del Mapocho, en el km 11 del Camino a Farellones) y en tres lugares del estero El Manzanito: Corral Quemado, Puente El Manzanito (curva 16 del Camino a Farellones) y Monolito La Parva, en el acceso al centro de esquí (curva 39).

En todos se repite el mismo procedimiento: se sacan muestras de agua en frascos y se remueve el sedimento con una pala en busca de manchas de combustible.

“Los análisis que hemos realizado tanto en nuestras captaciones como en el río Mapocho y en el estero El Manzanito continúan arrojando presencia de parafina en el agua”, confirma el gerente de producción de Aguas Cordillera, Ricardo Estay.

“Si la limpieza que está realizando La Parva no es lo suficientemente prolija, podría ocurrir que bajo la nieve caída en la zona del derrame persistan bolsones de parafina que escurran durante la primavera, inhabilitando nuevamente nuestras plantas”, advierte Estay.
La Parva tiene datos diferentes. “Los resultados de limpieza han sido muy exitosos (…) Los análisis de aguas tomados los días 24, 27 y 29 de mayo y los días 1 y 7 de junio del río Mapocho y del río San Francisco, realizados por laboratorios independientes, muestran que las aguas cumplen con la tabla 3 y 9 de la norma chilena Nch 409 de agua potable”, dijo, por escrito.

La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), en tanto, precisó que “no conoce el informe mencionado ni su nivel de detalle”. Agrega que “hemos instruido a Aguas Cordillera para que realice muestras en distintos puntos del río y efectúe las coordinaciones que permitan la pronta normalización de la operación de sus plantas”.

En paralelo, esta semana, fiscalizadores de la SEC concurrieron al centro de esquí para revisar las instalaciones, y mantuvieron la clausura del estanque desde el cual se filtró el kerosene. La superintendencia se pronunciará la próxima semana sobre la multa que podría recibir La Parva, por ejemplo, por la falta de hermeticidad de ese depósito.

Temas Asociados