Acuerdo para destrabar reforma laboral marca retorno de ministros Valdés y Rincón

El desafío común de ambos ministros es importante: lograr la aprobación de la reforma laboral.

(Diario Financiero) Lectura de prensa y reuniones con sus respectivos jefes de gabinete, asesores y equipos técnicos. Así fue el retorno de los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés, y Trabajo, Ximena Rincón, a sus labores. La agenda del jefe económico del gobierno fue algo más intensa, debido a su participación en el comité político que se desarrolló en La Moneda.

Al término de ese encuentro, el ministro Valdés optó por el hermetismo. No quiso entregar detalles y se limitó a señalar que “cuando existan novedades, se comunicarán”. Luego de eso, abandonó La Moneda y avanzó por calle Moneda rumbo a Teatinos 120.

El desafío común de ambos ministros es importante: lograr la aprobación de la reforma laboral, idealmente con el acuerdo transversal de la Nueva Mayoría y evitando una comisión mixta.

Para alcanzar ese objetivo, el titular de Hacienda y Ximena Rincón reanudarán la negociación que se desarrolló, en enero, con senadores de la Democracia Cristiana y el PPD que todavía mantienen reparos con la iniciativa que se tramita en el Senado, especialmente con la extensión de beneficios a los trabajadores que no participaron del acuerdo, la negociación colectiva interempresa y el reemplazo en la huelga.

Todos los esfuerzos apuntarán a los parlamentarios “más duros, los más intransigentes” de este grupo, como los hermanos Patricio e Ignacio Walker, de la DC; y Felipe Harboe y Eugenio Tuma, del PPD.

Lograr el amplio consenso de la Nueva Mayoría es complejo, ya que en su intención de “lograr un punto intermedio” entre las adecuaciones necesarias en una huelga y lo aprobado por la comisión de Trabajo del Senado, que limitó el concepto a “ajustes”, el Ejecutivo podría tensionar la relación con el sector más “progresista” del oficialismo, que se resiste a moderar aún más el proyecto que modifica ligeramente el Código del Trabajo.

Otro punto que provocaría “ruido” sería modificar la titularidad sindical, avanzando hacia la extensión universal de beneficios, elemento que según varios legisladores oficialistas “se ha usado históricamente” como una práctica antisindical.

Las reuniones -encabezadas por la ministra Rincón- comenzarán esta misma semana. Según comentó un senador de la comisión de Trabajo, para llegar a marzo con “el acuerdo listo o muy avanzado”, ya que la intención de aprobar la reforma laboral durante el tercer mes del año “no se ha modificado”. Eso sí, al interior del oficialismo hay dudas sobre los plazos autoimpuestos por el gobierno, que se han modificado reiteradamente.

“No le veo más que comisión mixta”, aseguró el diputado de la DC e integrante de la comisión de Hacienda de la Cámara, Pablo Lorenzini.

El detalle de esa agenda de reuniones, la redacción de nuevas indicaciones y los límites de la negociación fue lo que conversaron Valdés y Rincón en Teatinos 120, durante la tarde de ayer. La postura de la ministra al término de la cita fue idéntica a la adoptada por el titular de Hacienda tras el comité político: “Estamos trabajando, cuando haya algo que decir, vamos a hablar”, expresó.

“Hablamos de la agenda del ministerio. La agenda común”, agregó -hermética- Ximena Rincón.

Junto con analizar el escenario de la reforma laboral, ambos ministros abordaron, también, los otros elementos que componen el programa de Trabajo, donde destacan el proyecto de negociación colectiva para el sector público y el mensaje que estipula un permiso especial y un subsidio para padres de niños con enfermedades graves, que se enviaría durante el primer semestre al Congreso.

Mantener el impulso social

Un debate fundamental para el escenario político, social y económico de corto y mediano plazo tendrá el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, el próximo lunes, cuando retome las reuniones de coordinación con los diputados y senadores que integran las comisiones de Hacienda del Senado y la Cámara.

Ese debate es si el gobierno ajustará el gasto público proyectado en el Presupuesto 2016 (ver nota páginas 24 y 25) y, si es así, en qué magnitud será el recorte, provocado en gran medida por los menores ingresos fiscales que se prevén para este año, debido a la caída en el precio del cobre y una menor recaudación tributaria por un crecimiento económico más bajo.

El diputado de la Democracia Cristiana (DC) y miembro de la comisión de Hacienda de la Cámara, Pablo Lorenzini, no es partidario de disminuir el gasto “en US$ 500 millones a US$1.000 millones, como ha trascendido”, según manifestó.

Por el contrario, agregó el parlamentario, “más que disminuir gasto, hay que mejorar la eficiencia”.

“Hay mucha inversión que se hace a la rápida, además los servicios y ministerios son deficientes en el uso de los recursos”, apuntó Lorenzini.

Lo que sí, acotó el diputado, es que Hacienda debe considerar “mucho más” la opinión de sus parlamentarios y cualquier cambio debe “pasar por el Congreso”.

“En un período de bajo crecimiento, de desaceleración, el Estado debe invertir”, fue el llamado del legislador, quien pidió destinar recursos en proyectos que cumplan con varios objetivos. Uno, que creen empleo; dos, que tengan un impacto concreto en la ciudadanía; y tres, que eso se traduzca en mayor apoyo de cara a las próximas elecciones municipales, parlamentarias y presidenciales.

Es decir, privilegiar la creación de jardines, escuelas, centros de atención de salud primaria y subsidios a la vivienda (especialmente en el mundo rural), en lugar de la construcción de grandes hospitales o carreteras.

También, añadió Lorenzini, el gobierno debe reimpulsar las concesiones hospitalarias y de obras públicas, aunque “bien controladas y vigiladas”, según puntualizó.

Junto con el debate del gasto público para este año, el ministro de Hacienda y los parlamentarios oficialistas del sector deberán concluir algunos debates, como la reforma laboral y el proyecto que endurece las sanciones para las personas que atenten contra la libre competencia, además de la implementación de los Tribunales Tributarios y la modernización del Servicio Nacional de Aduanas. Todo eso a contar del próximo lunes.

Temas Asociados