Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

¿Genéricos y bioequivalentes son lo mismo?

Existe todavía gran desinformación sobre las características de estos medicamentos, dice Paulina Alegría, directora técnica de Laboratorio Opko Chile.

(El Mercurio) Han pasado casi tres años desde que en nuestro país se decretó la nueva Ley de Fármacos, la que, en palabras simples, obligaría a las farmacias a vender medicamentos bioequivalentes para paliar el gasto de las personas en este ámbito.

Sin embargo, aún existe una gran desinformación por parte de la población respecto de qué significa realmente el término “bioequivalencia” e, incluso, es muy común que se confunda con el concepto de “genérico”.

¿Los chilenos tenemos conocimiento de los remedios que estamos comprando en las farmacias y, por consiguiente, qué estamos consumiendo?

Según Paulina Alegría Madrid, directora técnica de Laboratorio OPKO Chile, “el propósito de la bioequivalencia es demostrar que dos medicamentos que contengan el mismo fármaco en la misma dosis son equivalentes en términos de calidad, eficacia y seguridad en los pacientes, atributos que son comprobados por el Instituto de Salud Pública (ISP), entidad que certifica la eficacia de dichos productos a través de estudios científicos”.

A juicio de la profesional, esta certificación entregada por la autoridad sanitaria es el mayor valor agregado que tienen los medicamentos bioequivalentes, ya que acredita que son clínicamente iguales al producto de marca original.

En tanto, agrega, los productos farmacéuticos genéricos son aquellos que se identifican solo por el nombre del principio activo que contienen, es decir, no tienen ninguna marca registrada que los identifique y bajo la cual se promueva dentro de la comunidad médica.

[Inversionistas estrella apuestan por las nuevas medicinas contra el cáncer]

“Así, los genéricos se caracterizan por venderse bajo el nombre del principio activo que contienen, o sea, no con un nombre de fantasía. Además, no todos estos medicamentos han demostrado bioequivalencia”.

Eficacia comprobada

Los estudios de bioequivalencia se realizan mayormente por medio de estudios comparativos clínicos, analíticos, farmacocinéticos y estadísticos in vivo, aunque su equivalencia terapéutica también se puede comprobar a través de estudios de cinética de disolución in vitro, explica la profesional.

“El fin de estos es acreditar que los medicamentos puestos a prueba, ya sea de marca o genéricos, aseguren los tres pilares dictaminados por la Organización Mundial de la Salud: calidad, eficacia y seguridad de los originales, para que aquellos productos sean equivalentes, es decir, intercambiables”.

Los más demandados

“Actualmente, Chile cuenta con una lista de cerca de 600 productos con certificación de bioequivalencia, dentro de los cuales la Atorvastatina (utilizada en casos de colesterol o lípidos elevados) y la Metformina (indicada en diabetes) son dos de los más vendidos, según datos de nuestro laboratorio”.

Paulina Alegría agrega que estas alternativas pueden costar hasta un 90% más barato que los innovadores. En este sentido, precisa que “en el caso de la Atorvastatina, mientras la marca original de 20 mg vale $49.540, el bioequivalente tiene un precio cercano a los $3.000”.

Por lo tanto, “si bien va a depender del tipo de medicamento, siempre va a haber un ahorro significativo”, argumenta.

Para la directora técnica de OPKO Chile, no es casualidad que estos productos sean de los más demandados, ya que gran parte de los bioequivalentes que existen en el país sirven para el tratamiento de algunas de las enfermedades más comunes de la población chilena, tales como hipertensión, colesterol alto y trastornos depresivos unipolares.

Otros medicamentos bioequivalentes cotizados por los chilenos son Losartan (hipertensión arterial), Paracetamol (analgésico), Enalapril (insuficiencia cardíaca), Domperidona (antiemético) y Ciprofloxacino (antibiótico), entre otros.

Precios asequibles

Según el estudio “Bioequivalencia en Chile: análisis y recomendaciones”, elaborado por la ONG Políticas Farmacéuticas, “dentro de las dimensiones asociadas identificadas como determinantes para el acceso a medicamentos se encuentran sin duda los precios asequibles, el uso racional, el financiamiento sostenible y la confiabilidad de los sistemas. En este sentido, la bioequivalencia orientada a promover la intercambiabilidad es una herramienta sanitaria de equidad social útil y potente para los países que alcanzan el desarrollo”.

Al respecto, concluye la especialista de Laboratorios OPKO Chile, “es importante avanzar continuamente en aumentar la cantidad de medicamentos bioequivalentes en el país, con el objetivo de entregar a la comunidad una alternativa confiable, de alta calidad y, sobre todo, a un valor considerablemente más bajo que un medicamento innovador”.

Temas Asociados