Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Reinder Sjistma
Reinder Sjistma

Salmonicultura: Los desafíos del Omega 3 y de los GMO

Mientras es de consenso colectivo los beneficios del EPA y DHA, la ingeniería que modifica genéticamente los alimentos es resistida por una parte no menor de la población.

En el marco de las exposiciones de la tarde de la IV Conferencia Rumbo al 2020 que Skretting se encuentra organizando en el Hotel Termas de Puyehue (Región de Los Lagos), y que cuenta con el patrocinio de las empresas Novartis, AKVA Group, DSM y TRIO, se desarrolló una sesión íntegramente dedicada a los ácidos grasos Omega 3; tema considerado como uno de los mayores desafíos de la industria salmonicultora en todo el mundo.

Para comenzar, Joaquín Gajardo expuso sobre la importancia del Omega 3 en el pez y fuentes alternativas. El actual gerente general del grupo de empresas Natural Oils dedicadas a la elaboración de mezclas funcionales de aceite para la nutrición de cerdos, pollos, huevos, salmónidos y mascotas; como también a la elaboración de aceites Omega marino y Omega vegetal, entre otros, puntualizó que más allá de la inclusión de ingredientes alternativos para las dietas –como las de origen vegetal–, “la industria del salmón requiere encontrar remplazos seguros y constantes de EPA y DHA”.

El punto es que es muy probable que dada la mayor demanda de aceite de pescado, específicamente de DHA y EPA principalmente derivados de la anchoveta, la industria acuícola se quede sin este insumo y deba necesariamente encontrar un reempazo, por lo cual es necesario hacerse la pregunta: ¿Podemos ocupar ácidos grasos libres (FFA) en la alimentación de salmónidos?

“Tal como están, no”, respondió Gajardo, argumentado que se encuentran elementos no deseados, como productos de oxidación primarios y secundarios, PCBs, dioxinas, pesticidas, metales pesados, entre otros. No obstante, al eliminar estos elementos inesperados, “los FFA se pueden utilizar como materia prima en reemplazo de aceite crudo de pescado, constituyéndose como una alternativa segura y viable”, adujo el ejecutivo de Natural Oils.

Es más, podrían remplazar una de cada tres toneladas de EPA y DHA utilizados en la industria salmonicultora a nivel mundial y, siendo visionarios, la totalidad en la chilena, finalizó Joaquín Gajardo.

Factor Omega 6

La directora de Investigación en nutrición de peces del instituto noruego National Institute of Nutrition and Seafood Research (Nifes), Bente Torstensen, considerada una autoridad mundial en investigación en ácidos grasos y lípidos en el pez y que ha estado activamente involucrada en numerosos proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D) relativos con estos temas en Noruega y en Europa, detalló que se han reducido los niveles de EPA y DHA en el salmón de cultivo noruego desde 2001, subiendo levemente al comparar 2012 con 2013.

“Se piensa que es algo malo en reducirlo, pero la recomendación dice que una persona sana de contextura promedio debe consumir 0,25 gramos diarios y los niveles actuales están muy por sobre este número, independiente del descenso si lo comparamos con comienzos de Siglo”, puntualizó la investigadora, añadiendo que en el desarrollo del ser humano se ha ido aumentando el consumo de Omega 6 en desmedro del Omega 3, lo que ha provocado aumentos en los índices de obesidad. “Necesitamos Omega 6 pero en niveles recomendados. Es que mientras más Omega 6 se consuma, más Omega 3 de origen marino se debe ingerir para tener los niveles ideales de EPA y DHA en los tejidos”, explicó.

Lo importante es la relación de consumo de ambos aceites, la cual debiera ser de 5:1 Omega 6:Omega 3, sin embargo, actualmente en las dietas con pocos peces grasos o algas, esa relación es es de 20:1, generando desbalances nutricionales. “La investigación científica que respalda los beneficios del consumo de Omega 3 (EPA-DHA) en las proporciones indicadas son más de 25.000 documentos, lo que muestra que es beneficioso en todas las etapas del desarrollo del ser humano”, enfatizó Bente Torstensen.

Percepción

Por su parte, Christian Martin, actual Global Category Manager en Acuicultura de DSM Nutritional Products, dio a conocer resultados de investigación de mercados y percepción del consumidor sobre los ácidos grasos.

Fue así que informó que solo un 15% de la población en Chile conoce de los beneficios del EPA y DHA, mientras que la mayoría  de la población del mundo que conoce estos elementos lo relaciona con los beneficios para el cerebro.

“En todos los mercados principales -Reino Unido, Japón, Francia y Estados Unidos- donde tienen conciencia de los beneficios del EPA y DHA, el principal producto de compra es el salmón”, aseguró el poseedor de una licenciatura en Neurobiología y Fisiología de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), y un Máster en Ciencias en Biotecnología en la Universidad Johns Hopkins (también en Estados Unidos).

Asimismo, aseveró que los consumidores sí están dispuestos a pagar más por esos beneficios, “y la mitad de estos estás llanos a cancelar entre un 10% y 20% más del actual valor de mercado del salmón; por lo que el atraer a los consumidores a través de los beneficios del DHA es clave como oportunidad de negocios”, subrayó Martin.

GMO

Para concluir las exposiciones de la tarde, el jefe de Asuntos de Calidad de Nutreco –firma controladora de Skretting–, Reinder Sjitsma, se refirió a “Organismos Genéticamente Modificados (GMO, por sus siglas en inglés), tendencias y mercados”. Dijo que todo puede ser modificado genéticamente, y los principales productos en la actualidad provienen del mundo vegetal (soja, algodón, maíz y canola)

Recordó que en caso de aprobarse el salmón AquAdvantage de AquaBounty sería el primer animal genéticamente modificado en ser consumido por el ser humano y comentó que estudios recientes han evidenciado que “el salmón se puede hacer crecer diez veces más”.

“Hay un gran potencial de los GMO pero hay mucha controversia sobre su evolución. En medicina, químicos, material, energía casi no la hay; sin embargo, al considerar los que están ligados con alimentos se generan los problemas”, sostuvo Sjitsma, repasando estudios de la Comisión Europea que muestran el aumento sostenido de las preocupaciones por parte de la población en relación con los GMO.

Tanta cabida ha tenido el tema que supermercados alemanes están sacando de sus estanterías pollos que hayan sido alimentados con ingredientes GMO lo que, a juicio del representante de Nutreco, “hará cambiar las reglas del juego, porque si lo hacen los alemanes se espera que la decisión también sea adoptada por otros de los principales países europeos”. Es más, puntualizó que la medida también podría transmitirse a otras especies, incluso llegar a los peces; “no obstante, en el caso del salmón no hay problema porque no está alimentado con GMO”, detalló, añadiendo que “la razón es por la presión de las organizaciones no gubernamentales”.

En conclusión, llamó a estar pendiente del aumento en la preocupación de las personas, porque todos estos productos GMO crean muchas leyes y cambios normativos que generan aún mayores desafíos para la industria acuicultora.

Temas Asociados