Perú planea erradicar minería ilegal en zona de la Amazonía a fines de 2014

Se estimó que para julio se tenga erradicada al 70% esa actividad ilegal en Madre de Dios, y se agregó que esto se debe a las operaciones desplegadas en esta región, ubicada en el sureste del país.

(AméricaEconomía) El gobierno de Perú tiene previsto erradicar la minería ilegal de la región selvática de Madre de Dios para fines de este año, informó el alto comisionado para ese asunto de la Presidencia del Consejo de Ministros, Daniel Urresti.

“Nuestra meta es erradicarla al 100 % en diciembre. Para esto seguimos haciendo acciones de inteligencia, con los reconocimientos aéreos, recabando información para ubicar las zonas de minería ilegal, de tal manera que tengamos las herramientas para (intervenir en )estas zonas”, declaró Urresti.

El funcionario estimó que para julio se tenga erradicada al 70% esa actividad ilegal en Madre de Dios, y agregó que esto se debe a las operaciones desplegadas en esta región, ubicada en el sureste del país.

Urresti destacó que en zonas como Huepetue la minería ilegal ha sido erradicada con éxito, mientras que en La Pampa, que se ubica a 8 kilómetros de la reserva nacional de Tambopata, se encuentra al 98%.

Actualmente, las operaciones de interdicción están centradas en la cuenca del río Malinowski, donde se han instalado unos 14 campamentos en la zona de amortiguamiento de Tambopata.

“Se harán vuelos de reconocimiento de la FAP (Fuerza Aérea del Perú) tomando fotos de alta definición. Teniendo estas coordenadas ya se inician los pasos necesarios para las interdicciones. Vamos a seguir hasta que no quede ningún minero informal en el Malinowski”, sostuvo Urresti.

La minería ilegal, que opera en zonas prohibidas como reservas naturales, es combatida en Perú con una política de “tolerancia cero” por parte del Gobierno, que lleva a cabo un proceso de formalización de la actividad entre los mineros artesanales y pequeños que no cuentan con los permisos respectivos.

Madre de Dios es una de las regiones más afectadas por la “fiebre del oro” que se originó en los últimos años con el alza del precio de ese metal, por lo que se han talado miles de hectáreas de bosques y se ha contaminado ríos y terrenos con mercurio, afectando a las poblaciones cercanas.

Temas Asociados